Antes de comenzar a escribir sobre la lapicera Kaweco Liliput, no  puedo dejar de agradecer a Kaweco por enviarnos algunas muestras de lapiceras que nos permitieron probarla y hacer este humilde aporte.

Siempre miré la lapicera liliput con mucha inquietud e interés, ya que con mi 1,50 de estatura sé bien que con las pequeñas, hay que irse con cuidado. Me llamó especialmente la atención su particular diseño que siendo de líneas tan simples lograra llegar más allá de ser sólo la más pequeña del mercado.

Las medidas de Kaweco Liliput

Si nos vamos a los números, nuestra pequeña kaweco cerrada, mide 9 centímetros y medio. Si tomamos la medida de punta a final sin tapa, suma un poco mas de 8 centímetros. Pero si enroscamos la tapa al final para postearla con su particular diseño, descubriremos una pluma de 12,5 centímetros.

Si de centímetros hablamos, todas las versiones de la Kaweco Liliput son idénticas. Pero si de gramos se trata, hay una gran diferencia. Las versiones de aluminio pesan entre 8 a 10 gr. Mientras que las versiones Brass, Cooper, Steel y Fire sobrepasan los 20 gr.

 

Los Accesorios de Kaweco Liliput

Una pluma Kaweco Liliput, se puede complementar con clip, convertidor o tambien con diversos plumines.

Los accesorios son tema de controversia en el mundo de los amantes de Kaweco. El clip, al igual que el clip del modelo Kaweco sport, es un accesorio de «quita y pon». Si bien, queda ajustado a la perfección, no deja de producir cierta desconfianza. Desconfianza infundada, ya que como dije, el clip liliput se adapta perfectamente al diseño. Pudiendo desempeñarse como un perfecto seguro a camisas y bolsillos.

Otro tema es la estética. El clip liliput viene a romper las lineas simples y minimalistas del modelo original de liliput, pero no podemos desconocer que lo hace con estilo. De momento, el clip liliput está disponible sólo en versión bronce, color que combina con la mayoria de las versiones de liliput, pero tambien se «muerde» con otras.

El convertidor también ha sido tema de blogs y foros. El adminículo es un pequeño saco, que con una abrazadera que calza con la entrada universal y pretende ser una herramienta aerométrica, y lo es. Aún así cuesta un poco hacerlo funcionar, aunque cumple bastante bien el objetivo. Si bien no succiona la tinta con la fuerza que quisiéramos, igual es capaz de alimentar a la maravillosa liliput.

El plumín de liliput se enrosca y desenrosca fácilmente al agarre, haciendo la tarea del cambio de plumín una gestión tan natural como la de cambiar un cartucho, además, la disponibilidad de kaweco de plumines a buen precio hace que el plumín se convierta en un accesorio más.

Premio al Extra Fino de Kaweco

Esta mención especial se debe a que, como ustedes saben yo utilizo casi puro fino y extra fino.  He podido probar los plumines de diferentes marcas, materiales y modelos.

De todas las que he probado, le doy el premio mayor al ef de kaweco porque no sólo yo la amo, sino que los clientes adictos al extra fino con los que he podido conversar también han quedado impresionados de la calidad de Kaweco. Como advertencia debo hacer hincapié en que son plumines manufacturados en Alemania y que en contadas ocasiones me ha sucedido que un plumín «etiquetado» como extra fino, tiene un trazo de fino o más… Esto se debe a errores en impresión del plumín y terminan imprimiendo EF en un plumín que en verdad es F o incluso M. Pasa porque es artesanal y porque «errar es humano, pero echarle la culpa a otro es más humano»!

Las primeras sensaciones

Mirar la belleza de la pluma Liliput es una cosa. Usarla a diario y escribir con ella es otra cosa. Cada Liliput es un mundo diferente por textura y peso. Aunque el plumín es el mismo, el peso, color y textura entregan diversas experiencias de escritura. Yo probé extensamente la Liliput Steel, la llené con el convertidor Squeeze y le puse un clip.

Lo primero fue cargarla, que es la primera experiencia sensorial en esto de escribir con pluma. Deseché el cartucho azul e inmediatamente la equipé con el convertidor. ¿Qué tinta voy a usar?… Una pluma tan linda, que combina con todos los colores. Luego de pensarlo largo y tendido, me decidí por la Tinta Kaweco gris humo. Entrega un color muy similar al del acero de Liliput Steel y además no cansa. Se seca relativamete rápido y sirve para toda ocasión.

Liliput es una pluma muy circular y cuando la dejaba en la mesa, comenzaba a rodar y mi corazón quedaba en ascuas hasta que lograba evitar la caída. Por eso decidí ponerle el clip, que para mi gusto combina muy bien con el color acero y se adapta perfectamente a su diseño sin interferir de manera dramática. Además el clip me sirvió para llevarla enganchada a mi Traveler Notebook o en el borde del estuche para que no se pierda en la inmesidad de él.

La experiencia de escritura

Con todos estos detalles solucionados me lancé a escribir con ella y me encantó. Su peso se equilibria perfecto en mi mano y le entrega versatilidad al trazo. El plumín extra fino fluye perfecto y su alimentador lo nutre a la perfección. Kaweco tiene plumines «mañosos» pero más que mañosos son fieles a la mano de su dueño o dueña.

Si han visto los videos de «Diversión con Estilográficas» sabrán que siempre me quejo porque me gusta tomar las plumas un poco más atrás que lo normal. En este caso no he tenido ningún problema con la tomada.  El hilo de la rosca de la tapa no resulta ser un gran salto.

Finalmente, usar o no el clip, cargar o no con convertidor Squeeze, comprar las versiones livianas o las pesadas, son dudas que cada no tiene que resolver con la almohada.

A mi me gustan más pesadas! yo creo que es cosa de caracter y personalidad.