Montegrappa by Montegrappa por Urraca Darwin

Ordenando los tiempos.

Hace mucho que no escribo en el blog. Probablemente me he dejado atrapar por el tiempo y por el programa de Youtube. Pero siempre es bueno volver a tus inicios, sobre todo cuando estás cansado.
Cuando eso pasa, volvemos a nuestros patrones más rígidos, más primitivos, incluso los más infantiles. Entonces, antes de mostrar la “hilacha», sugiero que busquen un recuerdo lindo, aunque sea mínimo, lo importante es encontrar ese fragmento que nos haga esbozar una sonrisa…
En mi caso: la cuerda del reloj.

El cielo y la tierra.

Cuando era chica (9 años)  me gustaban dos cosas inusuales para una niña: Los relojes y las estilográficas.
Además era una niña con suerte, la única nieta, la única infante en mundo de adultos y rodeada de gente que viajaba!!!
Así es como a esa edad ya tenía tres plumas (una gris, una verde manzana y una violeta con tapa plateada) y recibí mi primer reloj.
La situación fue inolvidable! Era el regalo de primera comunión de una tía (la única joven y soltera a mis ojos siempre críticos) y me lo trajo directamente de Madrid:
Era pequeño, pero pesaba en mi muñeca. Su color era un perfecto rosa viejo (odio el rosado chicle, me da nauseas).
El vidrio era bombé y la esfera tenía estrellas, sol y luna en un azul muy oscuro, casi negro.
Lo mejor: Le tenía que dar cuerda!!!
Entonces ese día no sólo me puse un velo de reina (olviden que de novia), sino que también en mi muñeca podía tener el control total del tiempo. Por un segundo le daba la cuerda al mundo 😉.
Aún recuerdo la sensación y me saca sonrisas…Ven?! eso hay que buscar en los recuerdos, porque ahí esta la raíz de todo lo bueno y lo malo, las dos caras de una misma moneda. Tú mismo.

El Monte que quiero escalar ahora…

La fantasía de ese recuerdo me llevó a escribirles sobre una nueva línea lanzada por una de mis marcas italianas favoritas: Montegrappa.
La estilográfica llamada Monte Grappa es una invitación a re encantarse con el mundo análogo por la simpleza de sus líneas y su sistema de llenado por émbolo, pero mi propia invitación es a “escalar” este Monte Grappa hecho por Montegrappa para descubrir más de una grata sorpresa.
 

Anodino resumen del empaque.

La marca italiana ha mantenido su empaque tradicional en tonos azules y dibujo de panal, pero esta vez más satinado. Para mi gusto eso lo hace ver más elegante y más resistente al paso del tiempo.
Su interior se mantiene en tonos gris perla y de textura suave y aterciopelada con el fin de resguardar a la pluma.

Ni tan crítica…

La estilográfica de esta nueva línea tiene varias cualidades muy objetivables.
Su peso es completamente balanceado. Permite tener conciencia de su presencia en tu mano todo el tiempo, pero no agota ante la escritura continua. Permite ser dirigida con facilidad por manos diminutas como las mías 😉.
Su tamaño, comparable con una M700 de Pelikan le da la prestancia que esperamos de cualquier italiana, pero cuando se es realmente italiano, el tamaño no es tan importante…
El estilo hará el resto.

Aproximándonos un poco más.

La Monte Grappa es una estilográfica de resina y líneas simples. Sólo se angosta un poco en sus extremos-creada en varios colores (azul, coral y lavanda fueron las elegidas por SantiagoPensgop) perfectamente bien logrados en su uniformidad.
Muy pocas marcas se atreven con los colores como lavanda y coral y lo logran tan prístinamente como en estos instrumentos (ejemplo de ello es MontBlanc y su descolorida edición aniversario con serpiente y todo…).
Creo que nunca he felicitado a nadie en mis escritos, y es justo, porque lo reservé para este momento. Montegrappa sabe esperar a tener la madurez en sus procesos y lanzarse con respeto y responsabilidad con sus nuevos colores y líneas. Bien hecho!

El primer secreto.

Lo pristino de la resina anteriormente expuesto permite ver sólo de soslayo una simple inscripción grabada en el barril de la pluma: MONTE GRAPPA, acompañada del monte en cuestión.
Copia? Agallas tengo para decir que este es uno de los detalles completamente necesarios para hacer de esta pluma un modelo consecuente que afirma ser completamente análogo, hecha en un pueblo de alpinistas y que alude a su orgulloso monte. He dicho.
 

Mantener sólo lo bueno.

La tapa de la estilográfica mantiene en su extremo el cuño de color plata envejecida con el año de fundación de la marca (1912).
Su clip, también plateado, mantiene su diseño sinuoso y la bolita que evita romper la superficie donde se apoya, pero es evidentemente más flexible y funcional que en otros modelos como Ducale.
El extremo del cierre tiene un delgado borde labrado que simula -lamento volver a mi primera comunión- un coqueto denario.
El cierre de la pluma es con hilo o rosca de metal.

Acercándome a la cumbre del Montegrappa.

El agarre de esta pluma es de resina del mismo color que la tapa y barril. Completamente redondeado, pero adelgazado hacia su ecuador lo que facilita su agarre muchísimo.
Su plumín, merece mayor detalle:
Aunque este modelo permite tener plumines en acero y en oro de 14kt, he preferido comentar mi experiencia con la versión más económica, de acero.
Si bien mantiene sus hermosos y elaborados dibujos en panal de abeja y en normas generales su respirador y escotaduras son las mismas del resto de las series regulares de la marca.  Las dimensiones del plumín son mayores, asemejándose a las líneas más costosas.
Sus gavilanes son más largos lo que permite mayor precisión en el trazo.
Por último, la comunidad de plumín, alimentador y peso de la pluma me ha dado una experiencia de escritura mucho mas húmeda, fluida y confiable que las otras montegrappas que tengo. (soy honesta).
 

Mi regalo personal.

El llenado de esta pluma es por un sistema de émbolo incorporado (en un barril bastante potente).
Para llenar o vaciar la pluma sólo hay que abrir y cerrar el émbolo. Haciendo girar la parte trasera del barril.
Y cómo se hace? Simple, como si dieras cuerda… Sí, la misma sensación, sonido y resistencia como la cuerda que di hace tantos años atrás para hacer girar el mundo.
Por @Urraca_Darwin
Co-Fundadora de @stgopenshop